jueves, 24 de febrero de 2011

RELACIÓN DE LA ECONOMÍA CON LAS CIENCIAS NATURALES

*CIENCIAS NATURALES. Las ciencias naturales siempre han influido en el pensamiento y los problemas económicos, solo que con un enfoque simplista y determinista. Tal es el caso de los fisiócratas, la corriente marxista y la concepción mecanicista de la tarea económica convencional, en la que el hombre es mero espectador, ya que no puede modificar el fenómeno socioeconómico predeterminado y únicamente creara situaciones acordes con sus intereses personales o de grupo, de cualquiera de las dos tendencias o postulados básicos.
Toda la historia económica de la humanidad prueba que la naturaleza desempeña también un papel importante en el proceso económico; sin embargo no estamos adoptando la tradicional falacia y aplicar los métodos de pensamiento derivadas del estudio de las ciencias naturales para aplicarlas en la elaboración de la ciencia económica.

*ECOLOGIA. La ecología es la más importante de las ciencias en relación con la subsistencia a largo plazo, pero se encuentra en las menos comprendidas.
El término ecología fue acuñado hace más de un siglo por el biólogo alemán Ernest Haeckel. El eco, procedente del griego oicos “casa”, es el mismo eco de economía y, según una vieja definición, lo que la ecología estudia es la economía de los animales y las plantas.
La casa de la ecología es el mundo viviente, es decir, la biosfera, mientras que la economía es de la especie humana solamente. La ecología estudia redes nutricionales, interacción de organismos, ciclos vitales de la biosfera, etc. La economía es la ciencia que estudia la satisfacción de necesidades, generación de riqueza, ciclos económicos, etc.
Durante mucho tiempo el hombre había respetado el orden establecido por la naturaleza pero desde hace unas décadas la situación ha cambiado, ya que debido al desenfrenado momento de las necesidades y de los apetitos que acarrea un constante incremento de la población, se provoco un gran deterioro y desequilibrio de la naturaleza lo que amenazaba con acabar con los recursos.
De la integración del complejo conjunto que representan los procesos bilógicos del ecosistema terrestre depende la supervivencia de todas las especies, la calidad de la vida y el éxito de todas las actividades humanas.

*FISICA. Si se aísla un ser vivo, privándolo de materia y energía del exterior, el segundo principio se cumple en toda su amplitud: el ser vivo evoluciona hacia el desorden total, muriendo.
Para comprender la aplicación del segundo principio respecto de los seres vivos, basta con pensar que un ser vivo se organiza (disminuye su entropía) porque desordena (aumenta la entropía) el exterior. Este intercambio de entropía se puede realizar por que el ser vivo es un sistema no aislado.
En conclusión, la segunda ley nos dice que la cantidad de energía ligada de un sistema cerrado se incrementa continuamente, o que el orden de tal sistema se convierte constantemente en desorden.
El uso continuo e indiscriminado por el hombre de los recursos naturales no es una actividad que transcurra sin hacer historia, y es precisamente en esta época cuando podemos constatarlo en una forma dramática entre el deterioro ecológico y la calidad de la vida.
La lucha entrópica del hombre a través de los últimos años es una historia relevadora. Por un lado, gracias al progreso espectacular de la ciencia, el hombre ha alcanzado un grado casi milagroso de conocimientos y crecimiento; por otro, este último ha llevado al hombre a forzar la utilización de los recursos, también ha mantenido un alto crecimiento de la población, acentuando así la lucha por la alimentación, lo que, en algunas zonas ha sido llevado a niveles críticos.

*QUIMICA. El hombre es quien afecta el ciclo del oxígeno en la biosfera y el equilibrio del oxigeno en la tierra.

"DISTURBIOS EN SERIE Y CONTAMINACIÓN"
Cualquier desequilibrio natural o artificial en la producción y consumo de desechos es, además de costosos, una carga para el ecosistema.
Cuando las descargas de desperdicios a través de la interface economía-ecología ocurren demasiado rápido, o cuando el acoplamiento entre ecosistemas es inadecuado e insuficiente para dispersar la carga, los ecosistemas pueden malgastarse, pues al recibir muchos desperdicios, el medio se autoconsume, envejeciéndose prematuramente en el intento infructuoso de auto limpieza o restauración.
El envejecimiento de un ecosistema es de un fenómeno que no ha sido considerado en el mercado económico, pero que el vital para la dinámica ecológica y económica.
Un ecosistema típico se promueve a través de una serie de estados sucesivos. Los sistemas jóvenes, como los lagos, no producen ni consumen mucha materia energética durante un año, pero con el tiempo adquieren eutroficación o buena alimentación. Por ejemplo, el ecosistema produce más plancton para alimentar a más peces y éstos, a su vez, más aves y animales para comer más pescado. En conclusión, el sistema acuático crece en edad cronológica y ecológica, en complejidad y en cantidad de materia para el consumo, a fin de preservar un balance ecológico.
Actualmente se ha extendido el uso de la palabra eutroficación, por que la descarga de desperdicios a aguas corrientes aumenta constantemente día a día. Un ejemplo es el drenado de detergentes y fertilizantes hacia los ríos. En nuestro país, la inevitable muerte del río Tula, sobresaturados con desechos de la ciudad de México e industrias circunvecinas, ha llegado a ser una funesta profecía de la agresión el medio; su envejecimiento natural de miles de años ha ocurrido en unas décadas.
Hasta ahora, el hombre no ha podido controlar la entrada de energía (desechos) a los ecosistemas, razón suficiente para que la naturaleza se desequilibre y presente serios disturbios.
La creciente económica requiere mayores cantidades de energía para sus máquinas de calor, por tanto, sus desechos aumentaron a través de los sumideros que rodean al medio.
El envejecimiento del ecosistema se acelera a causa de una alteración en la tasa natural de sucesión ecológica, llamada disturbio en serie, fenómeno que agrega los desperdicios como un costo no monetario por el uso indiscriminado de energía.
Aunque los ecosistemas receptores de residuos se incrementan, las continuas descargas exceden la capacidad de asimilación de éstos, provocando que los niveles tóxicos destruyan las formas de vida. Esto ocurre, por ejemplo, cuando una importante cantidad de petróleo se derrama y causa la muerte del sistema acuático, como lamentablemente sucede con Petróleos Mexicanos; o también cuando la inadecuada aplicación de abono inorgánico inhabilita la mayor parte de la actividad biológica del suelo.
"ENERGIA Y ECOLÓGIA ECONOMICA"
Toda organización económica debe resolver tres problemas esenciales: qué artículos se producirán, cómo serán producidos y para quién se producirán. Preguntas que hoy como nunca tiene gran validez ante una sociedad que demanda gran cantidad de recursos y requiere un acelerado proceso de industrialización.
Uno de los impactos más graves de la crisis energética se observa en el aumento constante de la demanda de petróleo y, por ende, el incremento del precio de este combustible, lo cual afecta en mayor medida a los países con escasos recursos financieros, los cuales son importadores netos, no sólo de petróleo, si no que deben pagar por volúmenes cada vez mayores de alimentos y fertilizantes que proceden de los países ricos.
Europa occidental, Estados Unidos, Japón y China consumen alrededor de 85% de la energía disponible mundial y 80% de la producción mundial diaria de petróleo.
En síntesis, es de vital importancia hacer un buen uso de la energía, transformando fuerzas naturales en fuerzas productivas, respetando y teniendo como premisa fundamental el conocimiento de lo que es una ley de la naturaleza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada